Salvemos Cabana considera que la realidad desmiente la campaña de mineira de Corcoesto en el concejo asturiano de Belmonte de Miranda

La mina de oro de Boinás-El Valle, operada por la canadiense Kinbauri Gold, y empleada constantemente como referencia de "sostenibilidad medioambiental" por parte de la filial gallega de Edgewater, recibe de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC), una dura sanción económica por contaminar gravemente el río Cauxa con metales pesados, cianuro y otros elementos químicos peligrosos.

Imagen de uno de los vertidos de la mina de oro de Belmonte de Miranda
Esto ha sido posible gracias a la denuncia de la Coordinadora Ecoloxista d'Asturies -a la que ha podido acceder Salvemos Cabana-, que ha hecho pública la información remitida por la CHC a principios de febrero en respuesta a los vertidos de aguas residuales procedentes de la actividad de la explotación y la planta de cianuración situadas en Belmonte, principal proyecto aurífero de la Península Ibérica.

Así, Kinbauri Gold, tendrá que hacer frente, de acuerdo al expediente S/33/0347/12/V a una sanción de 30.000 euros de multa y otra de 54.389 para indemnizar los daños producidos al dominio público hidráulico, y todavía está pendiente de resolución un nuevo proceso sancionador conforme al expediente S/33/0266/13/V.

La resolución administrativa no deja lugar a dudas, pues se han incumplido de manera grave y reiterada los valores límites de emisión de vertido impuesto en la Autorización Ambiental Integrada de la explotación (código AAI/33/01478-2), otorgada por el Principado de Asturias el 29 de abril de 2008.

Así, tal como confirma el escrito, "la mayoría de las sustancias que incumplen las condiciones de la autorización son sustancias peligrosas, tal como se recogen en el RD 60/2011, de 21 de enero, sobre las normas de calidad ambiental en política de aguas". Además, "según los resultados de los años 2010 y 2011 el río Cauxa no alcanza el buen estado ecológico ya que se detecta habitualmente la presencia de selenio en concentraciones que superan la Norma de Calidad Ambiental".

Por otra parte "según la red de control, aguas abajo de la mina de oro se encuentran, aunque en concentraciones inferiores a las NCA, otras sustancias peligrosas que aparecen en los vertidos de Kinbauri y que no se han detectado aguas arriba de la misma o sólo de forma ocasional (arsénico, cobre, zinc, niquel, cianuros, fluoruros y mercurio), lo cual puede suponer una especial trascendencia para la seguridad de personas y bienes" y que "las anteriores circunstancias analizadas poden de manifiesto que la citada autorización ambiental resulta susceptible de ser revocada teniendo en cuenta la naturaleza de su incumplimiento".

LA MINA DE ORO DE BELMONTE DE MIRANDA FUE UTILIZADA POR MINEIRA DE CORCOESTO Y EDGEWATER PARA "VENDER" EL CONCEPTO DE "MINERÍA RESPONSABLE" Y PROMOCIONAR SU PROYECTO EN LA COSTA DA MORTE

A la vista de los hechos resulta sorprendente que durante los años 2012 y 2013, la mina de oro de Boinás-El Valle haya sido utilizada de ejemplo por parte de la filial gallega de Edgewater Exploration Ltd., para incidir en las "bondades" de la minería del oro y su "sostenibilidad ambiental", organizando incluso varios viajes a tierras asturianas -el último el pasado mes de mayo- en el que invitó a conocer dicha explotación a vecinos de la zona afectada en la Comarca de Bergantiños.

Con todo, queda patente que la realidad desmiente la campaña promocional de Mineira de Corcoesto en Asturias y certifica que la decisión de cancelar del proyecto fue la más apropiada por parte de la Xunta de Galicia pues en este tipo de minería con sustancias tóxicas los perjuicios son siempre mucho mayores que los teóricos beneficios y los impactos son inasumibles a nivel social y ambiental, como se ha demostrado en la práctica en el Concejo de Belmonte.

(9.2.2014)