Salvemos Cabana critica la actitud de Edgewater tras la cancelación del proyecto minero de Corcoesto

Como viene ocurriendo desde hace meses, mientras en su web corporativa la minera afirma en inglés que "la compañia sigue trabajando con el Gobierno para desbloquear el potencial del proyecto aurífero de Corcoesto", la canadiense amenaza sin paliativos en Galicia con demandar a la Xunta en una actitud que ataca de modo flagrante la independiencia de la decisión tomada de manera soberana por el gobierno gallego.

Edgewater parece olvidar que el pasado julio la Xunta le exigió multiplicar por 60 los fondos propios garantizando que podía acomenter el 25% de la inversión prometida, cuantificada en 135 millones de dólares (más de 100 millones de euros), pero no obstante, la demostrada insolvencia económica de la minera no hizo posibles las condiciones exigidas, poniendo en evidencia las carencias financieras de la transnacional canadiense y su filial gallega Mineira de Corcoesto.

La minera se equivoca al afirmar que "se ha quebrantado el principio de confianza legítima" pues conviene recordar que la anulación fue fruto del incomplimiento de los requisitos impuestos a nivel técnico y financiero por la Xunta de Galicia y que no cabe recurso al tratarse de una resolución definitiva e irrevocable por parte del ejecutivo autonómico. La supuesta compensación patrimonial que demanda la empresa no tiene, pues, cabida de ningún tipo al no haber cumplido con las exigencias administrativas.

UN PROYECTO ESPECULATIVO DE PRINCIPIO A FIN

En los últimos años la situación mundial formentó una situación de "burbuja" que permitió que el oro fuese visto como un activo financiero de referencia ante el exceso de liquidez a nivel internacional y las políticas monetarias emprendidas por los bancos centrales, propiciando un aumento desproporcionado de su valor y haciendo atractivos a nivel económico la reapertura de antiguos filones de muy bajo rendimiento como en el caso de Corcoesto, con una ley media estimada por la compañía de 1,67 gr. por tonelada de roca procesada.

No obstante la desaceleración del sector productivo en China, y también las espectativas de la Reserva Federal Norteamericana al reducir el ritmo de compra de bonos, hicieron menos atractivo la inversión en oro, provocando la caída de su cotización y augurando unas perspectivas negativas en los próximos años para el sector minero.

Desde el principio, a la vista de los hechos y tras un examen detenido del proyecto, desde Salvemos Cabana ya se alertó del fin "meramente especulativo" del proyecto de Edgewater en Corcoesto, cuyo mayor objetivo era el beneficio de un pequeño grupo de inversores a cambio de unos impactos totalmente inasumibles para la Comarca de Bergantiños, debido a la insostenibilidad ambiental y social de la propuesta minera, que al paso del tiempo se demostró también inviable a nivel económico. Un proyecto cuyos presuntos "beneficios" no compensaban bajo ninguna circunstancia ante los impactos que podría originar y por el mayoritario clima de rechazo social generado desde su presentación pública.

(23.6.2014)