La rotura de una balsa en una mina de oro mexicana provoca un vertido tóxico de dos millones de litros de aguas residuales cianuradas

Según informó la Procuradoría Federal de Protección del Ambiente (PROFEPA) el suceso ocurrió el domingo 10 de agosto tras una noche de lluvias intensas en las instalaciones de la empresa Proyecto Magistral en el municipio de El Oro (Estado de Durango).

Instalaciones de la mina Proyecto Magistral, en El Oro (México)
El derrame, estimado en unos 2.000 metros cúbicos,  llegó a zonas de abastecimiento ganadero del arroyo La Cruz y el río Magistral, y las autoridades ordenaron tras el desastre ambiental medidas de aplicación urgente, como el análisis del nivel de toxicidad de las aguas de vertido y las contenidas en la balsa minera, la colocación de una geomembrana en todo el perímetro afectado, la reconstrucción y aseguramiento inmediatos del dique de contención y la elaboración por parte de la empresa de una propuesta técnica para prevenir posibles emergencias sobre la salud pública y el medio ambiente.

EL PASADO DÍA 8 LA ROTURA DE OTRA BALSA MINERA EN EL ESTADO DE SONORA PROVOCÓ RESTRICCIONES EN EL SUMINISTRO DE AGUA POTABLE A UN MILLÓN DE PERSONAS


Agosto parece haber sido un mes aciago para la actividad minera en México, porque se da la circunstancia de que el pasado viernes un accidente a gran escala en la mina Buenavista del Cobre en la localidad de Cananea derivó en un vertido de cuarenta millones de litros de ácido sulfúrico y otros residuos al río Bacanuchi, afluente del Sonora, recorriendo los municipios de Arizpe, Banamichi, Baviacora, Aconchi, Cananea, Ures y Hermosillo (capital del Estado) y provocando la aparición de peces y ganado muerto en las orillas de ambos cauces fluviales.

César Lagarda, delegado estatal de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), informó de la presencia de metales pesados en el vertido peligrosos para la salud humana y el medio ambiente. Además, hizo referencia a la gravedad de la situación originada en esta mina del Grupo México pues la empresa ocultó el suceso y ahora tendrá que hacer frente a una sanción económica ejemplar y hacerse cargo de los gastos ocasionados a los distintos estamentos del Gobierno mexicano que han trabajado para contener los efectos del accidente.

La PROFEPA ha suspendido temporalmente las actividades de la explotación minera hasta que se lleve a cabo una investigación independiente. Por otra parte, la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México ha anunciado una investigación por el efecto del vertido sobre la población de las zonas afectadas.

LOS CONCEPTOS DE "MINERÍA RESPONSABLE" Y "MINERÍA SOSTENIBLE" NO SE CORRESPONDEN CON LA REALIDAD MÁS EVIDENTE

Estos y otros accidentes, como la catástrofe ambiental sucedida en la mina Mount Polley, en la Columbia Británica canadiense el 5 de agosto, cuando reventó otra balsa minera y un aluvión de más de cinco millones de metros cúbicos de lodos tóxicos inundó todo a su paso, recuerdan que pese a las buenas palabras y los programas de responsabilidad social corporativa y marketing de las grandes empresas del sector, no se puede garantizar la seguridad en los proyectos megamineros y que ante estos hechos, por desgracia cada vez más frecuentes, los conceptos de "minería responsable" y "minería sostenible" se convierten en papel mojado.

Proyectos como el defendido por Edgewater Exploration para extraer oro en la parroquia coruñesa de Corcoesto (Cabana), se convierten así en inviables, sobre todo en zonas tan ambientalmente sensibles como Bergantiños, cuyo motor fundamental es el sector primario del que dependen miles de puestos de trabajo que suponen el sostén económico y social de toda la comarca.

Como reiteradamente se ha comentado desde movimientos sociales como Salvemos Cabana, la minería en casos concretos puede ser una actividad necesaria, pero no a cualquier precio y sin un riguroso control por parte de las administraciones públicas que favorezca la protección del ámbito natural y sociocultural de las comunidades afectadas por la actividad extractiva.

(15.8.2014)