Eslovaquia apuesta por la protección del recurso hídrico y prohíbe el uso de cianuro en tecnologías mineras

El Parlamento del país báltico ha aprobado una enmienda a la Ley de Minería, en virtud de la cual la autorización para usar este compuesto en procesos de lixiviación para el procesamiento de oro ha sido definitivamente cancelada.

El 10 de septiembre la Asamblea General del Parlamento eslovaco adoptó la enmienda en su sesión plenaria, a partir de la iniciativa del grupo político SMER, mayoritario en la cámara. De este modo, Eslovaquia se une así a otros gobiernos europeos que ya han prohibido el uso de cianuro en minería, como República Chega o Hungría.

La enmienda eslovaca se produjo en respuesta a los proyectos de minería del oro en Kremnia y Detva por parte de empresas canadienses, en la Región de Banská Bystrica. En la región de Podpolanie pretendía también iniciarse una explotación en un espacio natural protegido por la UNESCO.

Desde la asociación Kremnica nad zlato ('Kremnica sin oro') se ha celebrado el "progreso sustancial" que supone esta medida legislativa. "Estamos seguros de que nuestra victoria alentará a otras comunidades en sus propios países para luchar por un futuro limpio y por la prohibición del uso del cianuro. No sólo eso, sino que el ejemplo de Eslovaquia también debe ser un incentivo para que los funcionarios de la UE den carpetazo a la minería tóxica en Europa y pongan en práctica la voluntad de la sociedad de prohibir el uso del cianuro en la minería del oro", han apuntado desde el colectivo.

LA RESOLUCIÓN DE 2010 DEL PARLAMENTO EUROPEO SOBRE EL CIANURO, UN PRIMER PASO PARA SU PROHIBICIÓN TOTAL

El 5 de mayo de 2010, el Parlamento Europeo aprobó la resolución P7 TA(2010)0145, de "Prohibición del uso de las tecnologías mineras a base de cianuro", que tras la presión del lobby minero no fue finalmente impuesta por la Comisión por el supuesto efecto negativo sobre el empleo. No obstante, este hecho ha supuesto un hito fundamental para el avance hacia su total prohibición en todo el territorio de la Unión Europea, pues desde entonces se ha fomentado la aparición de numerosas iniciativas sociales y políticas desde países como Grecia, Rumanía, España, Francia, Bulgaria o Finlandia.

El texto aprobado reconoce al cianuro "es una sustancia química altamente tóxica" que en la Directiva Marco del Agua (2000/60/CE) está clasificado "como uno de los principales contaminantes" y puede tener "un impacto catastrófico e irreversible en la salud humana y el medio ambiente y, por ende, en la diversidad biológica" y que "un fallo en su transporte y almacenamiento puede tener consecuencias catastróficas".

Por eso, "pide a la Comisión y a los Estados miembros que no presten apoyo, de forma directa o indirecta, a ningún proyecto minero en la UE en que se empleen tecnologías mineras a base de cianuro, hasta que sea aplicable la prohibición general, ni respalden proyectos de esas características en terceros países". 

PROYECTOS COMO EL DE LA MINA DE CORCOESTO EN GALICIA DEJARÁN DE SER VIABLES CUANDO LLEGUE LA PROHIBICIÓN DEL CIANURO

Las implicaciones de lo sucedido en Eslovaquia en luchas ambientales como la que estamos llevando desde Salvemos Cabana y otras asociaciones contra el proyecto que la minera canadiense Edgewater Exploration pretende instalar en la parroquia de Corcoesto (Cabana de Bergantiños, A Coruña) son inmensas dado que, actualmente, la minería del oro a gran escala, donde se opera en yacimientos de baja ley de hasta un gramo por tonelada de roca procesada, dependen del uso de este peligroso compuesto en grandes cantidades para hacer rentable este tipo de explotaciones.

Tarde o temprano, la lucha contra el uso del cianuro en minería dará sus frutos, y entonces este tipo de proyectos se demostrarán como lo que siempre han sido, especulativos e inviables.

(24.9.2014)