Momentos para un año clave en la lucha social contra la megaminería

La decisión de la Comisión de Asuntos Medioambientales del Principado de Asturias (CAMA) de no autorizar el proyecto minero de Asturgold en Salave a finales de diciembre ha sido el culmen a un 2014 en el que los movimientos sociales de dentro y fuera de Galicia han alcanzado su mayoría de edad en la defensa del territorio, el bien común, la salud y el medio ambiente.

Balsas mineras del Monte Neme, un desastre anunciado -y real- en 2014
La Confederación Hidrográfica del Cantábrico ya había advertido en su tercer y último informe sobre la propuesta de la mina de oro asturiana de numerosas deficiencias tanto en legislación en materia de aguas como en la declarada afección negativa sobre el dominio público hidráulico, lo que finalmente se ha convertido en una negativa rotunda de las autoridades asturianas y ha tumbado definitivamente el proyecto, tal como venía exigiendo desde hace años tanto la plataforma vecinal Oro No, en la localidad de Tapia de Casariego como la Coordinadora Ecoloxista y otras muchas entidades dedicadas a la protección del medio ambiente asturiano. Sin duda un momento de celebración.

El año, no obstante, fue activo desde sus comienzos. En el mes de enero, desde Salvemos Cabana se presentaron alegaciones al Plan General de Ordenación Municipal (PGOM) de Cabana de Bergantiños impulsado por el alcalde popular José Muiño al considerar una vulneración de la legislación vigente la inclusión terreno destinado al proyecto de minero de Corcoesto en el Documento de Inicio (DI), sin llegar a considerar a considerar en ningún caso los efectos ambientales adversos ni la cancelación definitiva del proyecto en octubre de 2013.

UN DESASTRE ANUNCIADO EN EL MONTE NEME

El mes de febrero quedó marcado por un grave incidente que pudo haberse evitado. En la madrugada del lunes 10, debido a la fuerza de las sucesivas borrascas que azotaron el literal de la costa coruñesa, reventó una de las balsas mineras del situadas en la cumbre del Monte Neme, provocando un desastre ambiental sin precedentes en la Comarca de Bergantiños y un vertido incontrolado de más de 24.000 metros cúbicos de agua y lodos, algo que sin duda fue un recordatorio de lo que podría haber sucedido en la parroquia de Corcoesto en caso de accidente en la proyectada mina de oro a cielo abierto, con una balsa de residuos tóxicos procedentes de los procesos de flotación y lixiviación 400 veces más grande.

El suceso, no cabe duda, evidenció la nefasta gestión de la Dirección Xeral de Minas en el antes, durante y después del mismo y en algunos momentos una clara dejación de funciones desde la parte administrativa. La posibilidad de un vertido a gran escala ya había sido advertido con antelación por múltiples colectivos y particulares, en ningún momento se informó de la composición química de agua y lodos almacenados en las balsas ni de su nivel de toxicidad, y el plan de restauración propuesto para la zona se mostró claramente insuficiente desde el principio. Como desafortunado colofón, la aseguradora AXA rechazó hacerse cargo de los gastos ocasionados el el desastre, más de 140.000 euros que tendrán que salir del bolsillo de los contribuyentes, que serán quienes tengan que pagar finalmente la falta de previsión de la Xunta de Galicia en el Monte Neme.

LOS EFECTOS DE LA MINA DE TOURO, UN PELIGRO PARA LA SALUD HUMANA Y LOS ECOSISTEMAS

También en 2014 el conflicto abierto por la mina de Touro, vivió un nuevo capítulo . En los meses de marzo y julio, se enviaron nuevas pruebas sobre este particular a la Oficina del Defensor del Pueblo en Madrid, acerca de los efectos adversos que esta explotación, actualmente abandonada como proyecto metalífero de cobre y oro, está teniendo en todo el sistema hídrico de la zona, en un claro incumplimiento de la legislación nacional e internacional. La mina de Touro es y sigue siendo, en definitiva, el peor ejemplo de la "minería sostenible" en Galicia, concepto manido una y otra vez tanto desde la Dirección Xeral de Minas como desde la Cámara Oficial Mineira.

EL PLAN DIRECTOR DE LA RED NATURA 2000 APROBADO POR LA XUNTA, UNA HERRAMIENTA DE DESPROTECCIÓN

Abril fue un mes centrado en la Red Natura 2000, al conocerse que el nuevo Plan Director propuesto por la Xunta haría vulnerables amplias extensiones territoriales protegidas, y que así proyectos mineros como Corcoesto podrían ser autorizados en zonas de especial protección a nivel europeo. Por ello, desde Salvemos Cabana se denunció ante la Comisión Europea la incompatibilidad de texto con las principales directivas de protección medioambiental de la UE.

LA CUESTIONABLE ACTIVIDAD MINERA DE CEMENTOS COSMOS EN TRIACASTELA

El verano estuvo marcado por la denuncia de la actividad extractiva en Triacastela (Lugo). Tras décadas de actividad irregular, la cantera de caliza operada por Cementos Cosmos, filial del gigante brasileño Votorantim obtenía una licencia municipal con el beneplácito de la alcaldesa y diputada popular Olga Iglesias, pese a las reticencias del Comité Asesor del Camino de Santiago y las irregularidades sancionadas por la Confederación Hidrográfica Miño-Sil.


Una actividad minera que según alertan numerosos colectivos e incluso Alternativa Galega de Esquerda (AGE) en el Parlamento, está poniendo en peligro el principal yacimiento paleolítico de Galicia, Cova Eirós, un enclave único que conserva las primeras evidencias de arte rupestre de esa etapa en en el noroeste peninsular y que causa una grave afección paisajística sobre uno de los tramos más espectaculares de todo el camino de Santiago.

Frente a esto, desde la asociación se denunció ante el Consejo de Europa los efectos de la autorización administrativa a la actividad minera de Cosmos, al considerar que dicha autorización vulnera lo establecido en dos convenios ratificados por el Gobierno español, tanto en el Convenio Europeo para la Protección del Patrimonio Arqueológico como en el Convenio Europeo de paisaje.

CORCOESTO, UN PROYECTO CANCELADO (Y POLÉMICO)

El denominador común de todo el año, sin embargo, fue el omnipresente conflicto minero de Corcoesto. En junio se hizo público que Javier Aguilera, director del Instituto Galego de Promoción Económica (IGAPE), habría avalado durante una cena ante un grupo de inversores el proyecto de Edgewater sin conocerlo, tal como figura por escrito en el Recurso Potestativo de Reposición. Ante semejante comportamiento sólo cabe depurar resposabilidades, hecho que en ningún momento ha llegado a producirse.

Por otra parte, el Valedor do Pobo reafirmó en noviembre su postura sobre la caducidad obligatoria de la autorización ambiental a la mina de Corcoesto. En un informe remitido a Salvemos Cabana confirmó entonces que la única posibilidad para Edgewater sería la presentación de una nueva solicitud en la que "se tendrían que conocer todos los detalles, también los de carácter ambiental".

LA NECESARIA REFORMA DE LA LEY MINERA DE GALICIA

El tramo final del 2014 trajo al Parlamento de Galicia el debate sobre la reforma de la Ley 3/2008, de Ordenación de la Minería de Galicia. Alternativa Galega de Esquerda (AGE), impulsaba entonces una propuesta de reforma de la ley minera, recogiendo y ampliando la propuesta presentada en su día por Salvemos Cabana.

Tal como señala la iniciativa registrada por AGE en contra de lo dictado por la Ley 3/2008, "la minería no puede ser en ningún caso considerada sostenible, dado que son actividades no perdurables en el tiempo pues la explotación del recurso supone su agotamiento", a lo que añade muy acertadamente que es necesario un uso alternativo de los recursos naturales "que sea netamente sostenible y socialmente admisible", en relación al levantamiento popular y ciudadano en Galicia "contra determinados proyectos mineros en particular y contra el modelo de la megaminería en general".

Pese a que esta propuesta de AGE no salió adelante por la absoluta falta de criterio de PPdG y PSdG, sí quedó patente que es posible luchar socialmente por un modelo alternativo que está reclamando la mayor parte de la ciudadanía, en la que sean de mayor rango el respeto al medio ambiente y a los usos tradicionales del territorio y que abandone definitivamente el concepto de "minería sostenible" para pasar a hablar de "minería razonable" en el aprovechamiento de los recursos del subsuelo.

31.12.2014