Saltar ao contido principal

El actual desarrollo eólico de la Xunta de Galicia es incompatible con la protección del medio ambiente, la preservación del patrimonio cultural y la promoción de la actividad turística sostenible

En el Día Mundial del Medio Ambiente 2021 y en plena celebración del Xacobeo 2021 se hace necesario recordar que el actual marco normativo que a nivel autonómico permite la instalación de parques eólicos a gran escala muestra un claro desequilibro entre el negocio empresarial privado y la conservación de la naturaleza, no es en absoluto garantista y conlleva graves impactos condenando a Galicia a un futuro imprevisible, dado que la conservación adecuada de los paisajes y la protección de la biodiversidad, así como del patrimonio cultural, es fundamental para el desarrollo de una actividad turística sostenible con el entorno.

El paisaje y los valores tradicionales se están viendo afectados por la instalación descontrolada de parques eólicos por todo el territorio gallego sin tener en cuenta su impacto ambiental y social (Foto: Asociación Salvemos Cabana)

En este sentido, la Ley 9/2021, de simplificación administrativa, está orientada a la maximización del beneficio de las grandes corporaciones del sector energético, pero dejando de lado las necesidades reales de la población y la protección medioambiental efectiva. El terreno ya fue preparado con la Ley 5/2017, de fomento de la implantación de iniciativas empresariales, que junto con un Plan Sectorial Eólico completamente desfasado y obsoleto y la citada Ley 9/2021, forman una tríada de imprevisibles consecuencias para el futuro.

El supuesto "apoyo a la inversión" del actual Ejecutivo de la Xunta de Galicia no puede ni debe suponer un perjuicio a gran escala para la población gallega en su conjunto, ni el desamparo de las gallegas y los gallegos con la entrega de "licencias express" a las grandes corporaciones, la significativa reducción de plazos de alegación para las comunidades afectadadas o la emisión simultánea de informes con la aplicación de un silencio administrativo positivo en el que la protección del medio ambiente pasa a ser algo testimonial y la Consellería de Economía, Empresa e Innovación tiene la última palabra. En este contexto, la conclusión es que se le dan todas las garantías y beneficios a las empresas del oligopolio energético pero se le disminuyen a la población en su conjunto.

LA AMPLIACIÓN DE LA RED NATURA CONDICIONARÍA EL ACTUAL MODELO DE IMPLANTACIÓN EÓLICA EN GALICIA

El otro gran factor que está marcando la instalación de parques eólicos en Galicia es la desprotección provocada por la falta de sensibilidad del Ejecutivo de la Xunta hacia la ampliación de la Red Natura, solicitada reiteradamente por Europa ante el significativo déficit que a nivel territorial mantiene la comunidad autónoma, pues la contribución del territorio gallego a la red ecológica europea sigue siendo una de las más bajas a nivel estatal y de la UE, con tan sólo un 11,74% de la superficie protegida. La realidad es que desde 2009, aunque en Galicia no se permite la autorización de proyectos en espacios incluídos en la misma, no se están respetando las áreas inmediatas que pueden formar parte de su futura ampliación.

LA PROMOCIÓN DE LA ACTIVIDAD TURÍSTICA SOSTENIBLE ES INCOMPATIBLE CON LA INSTALACIÓN DE PARQUES EÓLICOS A GRAN ESCALA

Resulta un completo sinsentido que, en las actuales circunstancias en las que más de un centenar de proyectos eólicos están en distintas fases de tramitación por todo el territorio en plena celebración del Xacobeo 2021, se hable desde el Gobierno autonómico de convertir a Galicia en un "modelo europeo de turismo sostenible" poniendo en valor "los recursos endógenos" mientras de manera coordinada y simultánea se fomenta la desprotección territorial con la aprobación de leyes que para nada fomentan valores de sostenibilidad ambiental y social.

Si bien el factor económico es uno de los tres pilares en los que debe ampararse el desarrollo turístico sostenible, no hay que olvidar que las otras dos variables de la ecuación son la protección ambiental y el amparo del interés social. Las tres claves están interrelacionadas y con un paisaje visualmente degradado y la sociedad perjudicada, especialmente en el ámbito rural gallego, el concepto de "sostenibilidad" simplemente desaparece en favor del negocio puro y duro de los grandes conglomerados energéticos en un "más para quienes más tienen".

UN NECESARIO CAMBIO DE MODELO

Para la Asociación Salvemos Cabana urge un cambio de modelo que permita un proceso de transición ecológica que ante todo debe de ser ordenado, alejado del actual contexto de "greenwashing" promocionado por la Xunta de Galicia. Un modelo que debería de ser, además, social y ambientalmente justo, en el que la participación ciudadana sea uno de los factores clave para el desarrollo e implantación de energías renovables primando el fomento del ahorro, eficiencia e independencia energética de las comunidades a través de la incentivación del autoconsumo y la producción a pequeña escala en todas aquellas zonas donde resulte posible. Energía eólica sí, pero con un modelo renovado, participativo y democrático.

(5.6.2021)